Make your own free website on Tripod.com


 

 

 

 

De la guerra y sus líderes.

 

 

No ha existido atrás tiempo en el que podamos buscar una oposición tan grande para una guerra, inclusive aún, antes de haber empezado. Lo que es a mi parecer una buena señal, si consideramos que el progreso resulta imposible si sólo estamos dispuestos a hacer las cosas como siempre han sido realizadas.

Lo que ha sido suficiente para muchos, en muchos años, y la relativa facilidad de obtener información diferente de los medios oficiales, se han convertido en interacción en el factor de cambio que ha hecho de montones de personas que no necesariamente se identifican como activistas, se estén cuestionando la guerra; no tienen menos deseo de paz y justicia en el mundo, e igualmente se encuentran asqueados por la obscena destrucción de la vida que se presencia.

Citando, El clamor de dolor obtenido por actos terroristas alrededor del mundo, no es un clamor de guerra, sino de paz[1]. La paz es patriotismo, y obliga a establecer una clara diferencia entre los gobiernos y los pueblos, pues la responsabilidad colectiva de éstos por los actos de aquéllos es una doctrina aberrante; doctrina que injustamente está siendo aplicada por los líderes de los gobiernos de dos potencias, sobre uno de los pueblos necesitados. Estos gobiernos utilizando todo medio de comunicación para manipular y amedrentar a su gente dentro de la creencia de que no sólo Saddam es una terrible persona, lo cual nadie niega, sino que por hecho él va atacar el día de mañana a menos que lo detengan, ejerciendo lo que bien se podría llamar una política de terror[2] sobre su gente, para obtener de respuesta su apoyo y participación, y la justificación de causa en lo internacional.

No es sólo la oposición de guerra, la que llama mi atención si no la falta de creencia y por tanto de apoyo a los líderes; que de forma igual importante, se han preocupado en generar el beneficio de crecimiento económico en una pequeña minoría, sobre el impacto negativo de la lentitud del crecimiento en la gran mayoría, acentuando el propio empeoramiento de la distribución[3]. Aun más alarmante considero, el descaro con que se  han manejado estos asuntos mundiales por parte de éstos líderes, sin el interés o preocupación por la propia opinión pública del país, y aún de organismos internacionales de los cuales han ignorado abiertamente, poniendo en cuestión su autoridad verdadera y efectiva, en temas con intereses particulares para cierta nación, aún cuando se entren en conflictos mundiales donde se amenazan a todos, en sus intereses y existencia misma.

Lo que nos queda a nosotros es, descubrir alguna manera de involucrarnos en la planificación, inventemos nuevas formas de participación, para estar presentes en nuestras comunidades con nuestras opiniones compartidas y el mismo deseo de un mundo mejor.

 

 

Los futuros líderes y su medio de desarrollo.

 

Si hablamos sobre futuros líderes entonces sin duda alguna nos hemos de referir a las generaciones de adolescentes y jóvenes de la actualidad, e inherentemente a su medio natural en el que se desarrollan, si es que queremos conocer  las expectativas de las que de ellos debemos de esperar. Y es de esto mismo de lo que nos debería de preocupar a nosotros los jóvenes, pues somos atacados por  monopolios corporativos de los medios con una constante cortina de mensajes que refuerzan estereotipos sexuales, promueven imágenes inalcanzables de belleza y los convence que salir de compras es una parte fundamental de la expresión humana a través  de un continuo y masivo bombardeo de publicidad, artículos y consejos para convencer a los adolescentes que ellos son sus exfoliadores de piel, alisadores de cabello y humectadores de labios, para formar imágenes unidimensionales de jóvenes obedientes y atentos a las “modas”, empujando a los jóvenes a sentirse más inseguros, a través de lo que hoy podríamos llamar una absurda proporcionalidad de la acción humana con el poder de comprar, y la valoración personal por las dimensiones del busto, como la felicidad en resultado directo por el volumen del cabello.

“Pero nosotros resistimos, tenemos medios no basados en publicidad, tenemos mucho que decir sobre lo que nos importa, sobre la complejas maneras de crear una identidad y las múltiples formas de expresar nuestro accionar en el mundo.”[4]

Pero no suficiente esto, otro fenómeno que esta se está impulsando alrededor del mundo, sobre todo aún en los llamados países desarrollados, y que esta comenzando a ser imitado por el resto en el mundo sin un previo análisis, como pasa en cualquier otro tópico desafortunadamente, es la propia comercialización de los jóvenes. Esto es en parte por la cada vez mayor privatización de la enseñanza por corporaciones, aún cuando en países como USA ha sido un desastre, en países como UK el resultado no es claro. Pero está no es exactamente la cuestión que se trata de abordar: “nuestras escuelas se están privatizando no en beneficio de los estudiantes, sino en beneficio de las empresas y la economía de exportación a la cual el gobierno espera que contribuyan algún día.”[5] Las compañías practicarán con ellos hasta dar con las fórmulas adecuadas y logren suficientes economías a escala, promoviendo una invasión de los medios ilimitada a éste acceso tan difícil para éstas compañías, como los somos los grupos de jóvenes, las escuelas o universidades propiamente no serán más lugares donde se imparta la enseñanza, sino serán lugares donde se comercializará jóvenes para sitios de consumo apropiados, como hoy en día se realiza la comercialización de un barril de petróleo, eliminando la espontaneidad, es decir la calidad de ser capaz de hacer algo sólo porque se sienten deseos de hacerlo en el momento, de tomarnos por sorpresa y arrancar de las garras de su rutina bien organizada un poco de placer no programado. De ser humanos y no objetos comerciables.

 

 

 Ilustración y Artículo por G. Lazzarini

ALTO AL GENOCIDIO!

 


 



 [1] Cynthia Peters, Anniversary 9/11, Znet sustainer program.

 [2] Noam Chomsky, An interviex in the guardian, Znet.

 [3] Edward S. Herman, Free Trade: The sophistry of imperialism.

 [4] Cynthia Peters, trivializing teens,  Znet commentaries

 [5] George Monbiot, The corporate takeover of the childhood, Znet commentaries.